Cargando...

La senda botánica de la Casa de Campo de Madrid



Hace poco trasteando por Internet me encontré una web donde recomendaban hacer la senda botánica de la Casa de Campo de Madrid. Toda mi vida viviendo a lado de la Casa de Campo, recorriendo sus caminos paseado, corriendo, en bici,  incluso patinando y no sabía que había una senda botánica.  Mirando el mapa que aparecía en la web me dí cuenta que había pasado mil veces por ella sin darme cuenta, ¿pero como puedo ser tan despistada?, esto había que remediarlo, así que recopilé toda la información que encontré en Internet y me fui cámara en mano a recorrer la senda botánica de la Casa de Campo.

Antes de empezar definamos que es una senda botánica, aunque muchos ya lo sabéis nunca está de más repetirlo.

“Una senda botánica consiste en un recorrido geobotánico-biogeográfico representativo o de síntesis de un territorio que ayuda a conocer las distintas formaciones vegetales”.

Estas sendas acercan el parque al público lo que ayuda tanto a su conocimiento como a su conservación. Las sendas botánicas permiten aprender, conocer y valorar los diferentes ecosistemas y comunidades vegetales y lo más importante conocerlo in situ, no en fotos o en documentales sino mediante el contacto directo con la naturaleza que es como realmente se aprende.


En Madrid existen varios parques y jardines que cuentan con una senda botánica, en este post me centraré en la senda botánica del Parque Urbano de la Casa de Campo. 
La Casa de Campo,  constituye el área arbolada más importante de Madrid, está situada en el suroeste de Madrid en la orilla derecha del río Manzanares y data de mediados del siglo XVI. Esta senda botánica tiene una longitud de 4 km, empieza en la zona de Lago y termina en el puente de la Culebra siguiendo el curso del arroyo Meaques. El recorrido es apto para todos los públicos con un desnivel casi despreciable.

La senda cuenta con una serie de paneles de situación que indican donde nos encontramos. También hay paneles temáticos, dos de ellos sobre  fauna, cinco sobre la vegetación de los principales ecosistemas (olmedas, pinares, encinares, vegetación de ribera y encinar), cuatro genéricos que nos informan sobre las asociaciones vegetales, adaptaciones de la vegetación, vegetación de la Casa de Campo, vegetación de la Comunidad de Madrid y dos paneles más sobre tratamientos fitosanitarios y selvícolas y la lucha contra incendios forestales. A lo largo de la senda además nos encontramos con una serie de fichas botánicas que nos explican más de 60 especies, con información sobre nomenclatura (nombre científico y vulgar), taxonomía, lugar de origen y distribución,  floración, fructificación, características generales, uso y aprovechamiento de la especie y su aplicación en jardinería.


La senda discurre por distintas asociaciones de vegetación como encinares (Quercus ilex); pinares de repoblación (Pinus pinea y Pinus halepensis); vegetación de ribera donde hay que destacar las marchas de olmedas (Ulmus minor), fresnedas (Fraxinus angustifolia), y saucedas (Salix alba y Salix salvifolia) o robledales próximos a las zonas de uso recreativo (Quercus pyeranica y Quercus robur). En cuanto al matorral el predominante es el retamar (Retama sphaerocarpa) y el jaral de jara pringosa (Cistus ladanifer). También existen zonas ajardinadas, que suelen estar próximas a las zonas de recreo, donde se pueden observar especies alóctonas utilizadas principalmente en jardinería.  
La Casa de Campo cuenta con 18 árboles singulares considerados como tal en función de su aspecto, altura, diámetro de copa, perímetro de tronco o antigüedad. La senda botánica pasa por varios de estos árboles singulares como el roble y la encina del Puente de Hierro y el fresno del Ahorcado, dichos arboles están señalizados mediante carteles espaciales.




Pero esta senda tiene mucho más, durante la Guerra Civil (1936-1939) la Casa de Campo fue frente de guerra y aún nos podemos encontrar restos de trincheras y fortines como se muestra en la fotografía de la izquierda, por lo que a lo largo de esta senda también podemos aprender un poco de historia que nunca viene mal.
           



Si no sabéis que hacer este domingo aquí va una propuesta de lo más más interesante. No os perdáis esta senda botánica, realmente merece la pena  y más ahora que la primavera por fin se ha animado a pasar por Madrid y la Casa de Campo está especialmente bonita.

-----------------------------------
Si este post te ha gustado, echa un vistazo a  El Arboreto de la Escuela de Ingenieros de Montes de Madrid

1 comentario:

  1. Tengo "trillada" la senda en las distintas estaciones y, la verdad, da gusto recorrerla sobre todo en otoño y primavera, cuando las cigüeñas aparecen y cuando se van.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...