Cargando...

Las ovejas, los nuevos cortacésped de la ciudad.

Hace más o menos un año me contaron que EDF (Electricité de France) en uno de sus centros usaba ovejas como cortacésped natural, silencioso y ecológico.

La idea me pareció genial, divertida, educativa y más ecológica que los métodos actuales. Poco después leí que el ayuntamiento de París estaba poniendo en marcha un proyecto (aún en fase de experimentación) en el barrio 19, al norte de la capital gala.
La idea forma parte de un proyecto más amplio en el que se destinará este terreno para su uso como jardines compartidos. De manera que será un punto de aprendizaje sobre las bondades de la naturaleza para aquellos que necesiten desintoxicarse un poco de la ciudad.

2000m2 de una zona no acondicionada perteneciente a los Archivos de la ciudad es devorada por 4 ovejas desde el pasado 3 de abril y hasta el mes de octubre que es cuando terminará esta primera fase de experimentación. 
El pastoreo se realiza en periodos de 15 días separados 1.5meses (el tiempo que no está en el lugar viven en la granja de París donde se les hará controles sanitarios).
Las ovejas elegidas vienen de la isla bretona de Ouessan, siendo su raza resistente y de pequeño tamaño (para un mejor manejo).

Si finalmente los resultados son positivos se piensa continuar la experimentación en el bosque de Vincennes y de Boulogne. La idea final es la de poder ir reintroduciendo poco a poco la naturaleza en la ciudad.
El uso de animales en los parques parisinos para diferentes tareas no es algo nuevo, ya el año pasado pude ver con mis propios ojos cómo en el periodo de otoño jardineros del Parc Floral se servían de aspiradoras de hojas tiradas por caballos.


Algunas de las ventajas de utilizar animales son:
  • Ausencia de ruidos
  • Menor emisión de CO2 (sólo se emitiría el correspondiente al transporte de las ovejas)
  • El suelo se enriquecería por las cagarrutas de los animales.
  • Educativas
  • Ayuda al desarrollo de un sector en proceso de extinción (ganado ovino)
Hay casos donde se usan otros tipos de animales como las cabras, las vacas o incluso un animalillo mucho más divertido los wallabies una especie de canguros originarios de Australia (por estas tierras parisinas se pueden ver en el Jardin des Plantes y hay que decir que su pradera parece el césped de un campo de golf) usados en Inglaterra..

Si la idea os gusta hay que conocer bien las características de cada animal, la cabra por ejemplo va muy bien para terrenos escarpados pero por contra comerá todo aquello que se le ponga en el camino: árboles, flores, arbustos, hierbas... las ovejas son fieles devoradoras de hierba por lo que si la idea es de usarlas para un jardín éstas serán mucho más apropiadas. Es una idea interesante pero que no hay que pensarse a la ligera, no olvidemos que son animales y hay que hacerse cargo de ellos.

A continuación podréis encontrar otros ejemplos de uso de animales como cortacésped.

Aunque parezca algo novedoso nos encontramos con algún ejemplo documentado que tuvo lugar hace ya algunos años1917, como es el caso de este rebaño de ovejas que pastaban alegremente en los alrededores de la Casa Blanca. Su uso se estableció tras comenzar la 1ª guerra mundial para ahorrar la mano de obra necesaria para mantener el césped cuidado.

Cabras en el castillo de Guillermo el conquistador (Caen-Francia)
Ovejas en Eybens en Isère

Wallabies en un jardín australiano

El barrio de la Salgueira (Vigo)
Donde las ovejas se usan de cortacésped

 Un rebaño de cabras, ovejas, llamas y burros pastan los martes en el aeropuerto internacional O'Hare (Chicago).

Ovejas que limpian el suelo de la central solar de EDF de Caudos
Les moutons nettoient le sol sous les panneaux photovoltaïques. 

(Pincha en las imágenes para ir a la fuente)

Algunos links interesantes
  • Interesante blog de una ONG dedicada a la promoción de animales para su uso como cortacésped en las ciudades y pueblos aquí
  • Artículo interesante aquí
  • Artículo científico: Recomendación de pastoreo de cabra en entornos urbanos: Estudio piloto del marco legal  en 9 ciudades estadounidenses aquí




Excursión: Point Reyes, California



Seguimos por la costa californiana pero esta vez nos vamos a Point Reyes un poco mas al norte de Big Sur. A tan solo una hora de San Francisco nos encontramos con este paraíso natural protegido tanto para preservar su riqueza natural como su patrimonio histórico-cultural.


Vía

Vía
Point Reyes tiene una superficie de 259 km² y cuenta con  acantilados de infarto, extensas playas,  pantanos de agua salada y de agua dulce, grandes llanuras junto a bosques de frondosas, matorrales costeros, y bosques de coníferas. La riqueza florística y faunística hacen de este sitio un lugar privilegiado para los amantes de la naturaleza. Pero si te gusta la historia Point Reyes tiene también mucho que ofrecer ya que por aquí han pasado numerosas culturas durante miles de años. Todo esto hace que alrededor de 2.5 millones de visitantes al año pasen por estos parajes. Si estás por la zona de San Francisco no dudes en acercarte a Point Reyes, no te defraudará.



La influencia del Océano Pacífico suaviza bastante el clima de esta zona. Los veranos suelen ser secos y más o menos cálidos mientras que los inviernos son lluviosos y algo fríos. Aunque durante el verano suele llover muy poco, con frecuencia hay niebla bastante densa especialmente a primeras horas de la mañana que va desapareciendo hacía el mediodía. Estas nieblas ofrecen un aporte de agua muy importante para la vegetación durante los meses estivales. El otoño es más movidito con tormentas ocasionales hasta llegar al invierno cuando tienen lugar las lluvias más fuertes. La primavera está caracterizada por los vientos pero en cuanto a temperaturas los días son bastante agradables.

Vía


Vía
Vía


La historia humana en Point Reyes se remonta unos 5000 años. Los indios de la costa Miwok fueron los primeros habitantes de lo que hoy llamamos Marin y los condados de Sonoma sur. A finales del 1500 llegaron los primeros exploradores europeos. En 1850, los ganaderos lecheros empezaron a poblar la zona atraídos por las condiciones casi ideales para la cría de ganado. En la década de 1800, debido al aumento del comercio marítimo en el área de la Bahía de San Francisco, se construyó el faro de Point Reyes. En el 1900, Guglielmo Marconi sitúa en este enclave una estación de telegrafía sin hilos.





Después de más de 40 años de luchas en 1958 los indios de la costa Miwok consiguieron que su tribu fuera reconocida por el gobierno federal. En la actualidad hay cerca de 500 miembros inscritos en la tribu.

Pero ¿Qué podemos hacer en este paraje inigualable? Point Reyes cuenta con 240 km de senderos, tres centros para visitantes,varias estructuras históricas, numerosas playas y mucho más. Podemos pasar por el centro de visitantes del Valle Bear donde nos informarán de la amplia gama de actividades que podemos realizar en este parque, como paseos en kayak o en bici de montaña, observación de la vida silvestre... Por ejemplo de enero a abril podemos disfrutar de la migración de la ballena gris desde las múltiples colinas de Point Reyes. Si te gustan las aves, este es un sitio de obligada visita,especialmente durante las migraciones de otoño y primavera, ya que aquí se han identificado casi la mitad de las especies que se encuentran en América del Norte. Si prefieres ver elefantes marinos nos podemos dirigir al Punto panorámico Elephant Seal Overlook cerca de Chimney Rock.

Vía

Vía
Vía
Recomiendo solicitar el programa de actividades gratuitas organizadas. Los rangers suelen organizar charlas donde nos informan sobre la riqueza natural e histórica del parque. Nadie conoce mejor la zona que ellos y suelen ser muy agradables y explican todo una forma muy cercana y amena. Si tenéis la oportunidad no dudéis en hacer aguna ruta guiada con ellos, es toda una experiencia.

Si no disponemos de mucho tiempo y solamente vamos a pasar un día en Point Reyes recomiendo lo siguiente:

Vía


Visitar el Centro para visitantes del Valle Bea donde hay varias exposiciones relacionadas con la naturaleza y la historia de Point Reyes además de poseer un  sismógrafo y una estación meteorológica.





Vía


Desde este centro sale una ruta muy cortita hasta una réplica de la aldea Kule Lokl de los indios de la costa Miwok donde podremos conocer un poco la cultura e historia de esta tribu indígena.






Para conocer los maravillosos bosques de Point Reyes recomiendo el sendero Woodpecker de solo un kilómetro. Si lo nuestro es más la geología recomiendo el sendero Earthquake donde se nos muestra  la historia geológica de este enclave singular.

Tampoco nos podemos perder la visita al Faro de Point Reyes. Se puede ver desde una plataforma o acercarnos a el, aunque para ello deberemos descender 308 escalones lo que equivale, ni más ni menos, que a 30 pisos, así que tomároslo con calma y ¡ojo! los marte y los miércoles permanece cerrado por si planeáis vuestra visita alguno de esos días. El resto de la semana está abierto de 10:00 a.m. a 4:30 p.m

Vía

Si disponemos de más tiempo la oferta de actividades es interminable. Visitar la página oficial del parque para organizar vuestra salida y no dejéis de pasar por los centros de visitantes para pedir información. Si queremos hacer noche en Point Reyes existen cuatro áreas donde se puede acampar pero es necesario pedir un permiso.

Disponiendo de más tiempo recomiendo acercarnos a  la Hacienda Pierce Point y la Reserva del Ciervo de California a unos 40 minutos en coche desde el centro para visitantes del Valle Bear, donde conoceremos la  historia de la actividad lechera del parque y veremos ciervos pastando libremente. También podemos conocer alguna de las maravillosas playas de este enclave como Limantour, Drakes, Heart's Desire y las playas Norte y Sur.

Vía

Vía




Tampoco deberíamos perdernos el centro para visitantes Ken Patrick, que cuenta con numerosas exposiciones a partir de las cuales nos presentan la exploración marítima del siglo XVI y muchos fósiles marinos. No olvidéis mirar al techo cuando entréis, hay un esqueleto completo de un rorcual aliblanco (ballena enana) impresionante.









Si lo que quieres hacer es senderimos, hay rutas de todos los gustos y colores.

El parque está abierto desde el amanecer hasta la media noche, durante todo el año, pero los centros de visitantes tienen un horario más reducido. Consulta la página web del parque para más información.

Vía


Y para terminar una advertencia. Por esta zona abunda el Roble venenoso del Pacífico (Toxicodendron diversilobum). Mucho cuidado con él ya que puede provocar importantes irritaciones cutáneas. Intentad no saliros de los senderos y mirad de vez en cuando por donde vais andando. La planta es muy venenosa, si crees que tu ropa ha podido estar en contacto con esta especie tienes que lavarla porque si la tocas el efecto es el mismo que si tocaras a la propia planta. Con agua fría  y detergente contra la grasa para lavar platos se puede lavar a fondo la zona que haya estado en contacto con la planta y remitir un poco los síntomas aunque lo mejor es evitar el contacto con ella. 









El canto del grillo


(vía)

    Ya llegó el otoño, y con él decimos adiós al verano, a los bañitos en las pozas, a las vacaciones, a los días de luz y sol radiante, al canto de los grillos...

   ¿Al canto de los grillos? No, a eso no, porque hoy vienen de visita estos queridos habitantes que adornan de una forma sonora nuestros atardeceres, además de para amenizar las horas de vigilia nocturna.Hay sin exagerar aproximadamente 900 especies de grillo, por lo que nos centraremos en el grillo común o campestre (Acheta domesticus), otro habitante más del borde del camino. Se trata este de un insecto negro o parduzco que vive bajo las piedras, hojarasca o cortezas de los parques o en el campo, tanto a pleno sol como más comunmente en las horas nocturnas. En China y Centroamérica, además de formar parte de su dieta, es considerado augurio de buena suerte. Quizá sea por eso o quizá símplemente por su canto, lo cierto es que tampoco es raro encontrarlo como mascota para los niños en los hogares de medio mundo.

(Vía)
   Es omnívoro, alimentándose normalmente de pequeñas plantas, restos orgánicos y eventualmente de otros insectos que encuentre de aquí para allá, acelerando de paso la desintegración e incorporación al sustrato de todos éstos, además de ser ellos mismos presa de innumerables predadores tales como avispas, arañas, otros coleópteros, pájaros, reptiles o micromamíferos. Y no sólo de los que viven libres por el campo, sino que además resulta ser el alimento vivo preferido para todo tipo de mascotas insectívoras en nuestros hogares. El pobre bicho es relativamente fácil de capturar, quién no ha cogido uno con las manos o con la ayuda de un bote, aunque cuando se presenta en grandes cantidades (no es común, ya que suele ser un insecto solitario) puede ser dañino para los cultivos. Corre rápidamente para escabullirse y ocultarse entre la hojarasca en la que vive, aunque sin olvidar su buena capacidad para el salto en caso de emergencia; no en vano es pariente de los saltamontes.

  

Vía

   Tanto las hembras como los machos tienen largas antenas en su cabeza, y cercos en su abdomen a forma de dos colitas terminales, aunque la hembra posee un patente ovopositor ventral que la diferenciará sin problemas. Aunque no vuelan, ambos tienen dos pares de alas cubriendo por completo su dorso, y sólo los machos las frotarán la rasqueta de unas contra el dibujo superficial de las otras con un ángulo de 45º para "cantar" en las calurosas noches con una doble finalidad; la de atraer a las hembras y así reproducirse, además de para también repeler a otros posibles competidores de su misma especie que osen acercarse a su territorio.
 

Vía
      Resulta asombroso (a veces asusta) cómo puede explicarse casi todo de una manera matemática. Resulta que el "cric-cric" de los grillos, aunque variable según la especie, oscila en su frecuencia dependiendo de la temperatura del medio en la que éste se encuentre. Así, y como su metabolismo es sensible a los cambios de temperatura al no poder autoregular su temperatura corporal, su modo de vida se "acelera" o "decelera" en función de la temperatura exterior. Y tanto es así que ya en 1889 hubo un físico y químico Sueco (Svante August Arrhenius) que así lo hizo notar.

Svante August Arrhenius,
un ejemplo de superación (vía)

   Una historia de superación, la vida de este científico. Ya debido a un accidente de su niñez tuvo problemas para caminar, lo que le llevó a ser objeto de burlas por parte de sus compañeros y conciudadanos. Con un afán de superación innato, llegó a desarrollar la teoría de la existencia de los iones predicha por Faraday, y a pesar de los numerosos ataques por parte de otros científicos detractores de la época (que le llevaron a aprobar raspadamente su tesis en la Universidad de Uppsala al creer que era una teoría errónea), poco después se demostró la realidad de las propiedades conductoras de las disoluciones electrolíticas, lo que le llevó a obtener el premio Nobel de Quimica en 1903 en reconocimiento a dicho trabajo.

  






  
Amos Dolbear, un científico
con cara de grillo (vía)
    Volviendo al mundo habitado de nuestros vecinos los grillos, lo que vino a demostrar Arrhenius fue que, a mayor temperatura, mayor velocidad de reacción; y que igualmente a menor temperatura, menor velocidad. Basándose en este principio, fue el físico e inventor estadounidense Amos Emerson Dolbear quien, en 1897 y tras inventar cosas tan curiosas como un "telégrafo parlante" (orígenes del actual auricular telefónico, once años antes de que Alexander Graham Bell patentara su modelo, y posteriormente siempre en lucha con los Marconi) o un opeidoscopio que podía visualizar la vibración de las ondas, publicó en el artículo "the cricket as a Thermometer" las que posteriormente se conocieron como las "leyes de Dolbear", que en resumidas cuentas vienen a determinar cómo conocer la temperatura exterior en función de la frecuencia del canto de los grillos con la exactitud que tendría cualquier termómetro de mercurio.
   
Vía

   Así, para el grillo común, la temperatura final del aire en grados centígrados es igual al número de cantos por minuto dividido entre cinco, restándole nueve grados a la cantidad resultante. Parece una tontería, pero para facilitar las cosas y no perder la cuenta del número de cantos en un minuto, es recomendable contar los cantos que se escuchan en diez segundos, y multiplicarlo por seis antes de aplicar la fórmula.
   Para ello además hay que considerar que los grillos sólo cantarán cuando la temperatura sea superior a 15ºC, por lo que si en una fría noche logras oír un grillo, ya sabes que en realidad habrá más de 15 grados en el exterior. También hay que tener en cuenta que la frecuencia de canto disminuye a partir de los 36ºC, para desaparecer por completo a los 40ºC, en los que el pobre grillo ya no tiene ganas ni de cantar (mejor que cante otro).
  


Vía
  
    Otro dato curioso es que, a todos nos ha pasado al oir a un grillo, nos es bastante complicado saber con precisión de dónde viene ese sonido. Y esto es debido a que su longitud de onda es similar a la distancia entre nuestros oídos, lo que nos impide localizarlo con exactitud. Este es un principio que se ha venido estudiando para sonidos tales como el producido por una sirena de la policía, que intentaría alertar de su existencia al ciudadano, pero sin especificar exactamente su localización.


Plantas de cada día; la verbenaca (Salvia verbenaca)

   Volvemos al género de las Salvias. Pero, después de haber visto ya la más conocida Salvia officinalis, hoy nos disponemos a adentrarnos en el secreto mundo de un congénere mucho más ruderal y siempre presente en los bordes de camino, praderas secas y cunetas abandonadas; la Verbenaca, Gallocresta, o Hierba de ciego (Salvia verbenaca).
   Fácilmente distinguible de la Salvia pratensis por sus hojas divididas, se trata esta de una planta aromática con multitud de propiedades medicinales. Ya desde tiempos inmemoriales que se remontan más allá de Dioscórides (lo lleva además en uno de sus nombres vulgares) ha venido siendo utilizada como colirio para aclarar la vista debido a la gran cantidad de mucílagos que acumulan al humedecerse sus semillas. De hecho aún hoy en muchas regiones se sigue usando, como remedio casero y una muestra más de la sabiduría popular. Para ello se recolectan con mucho cuidado los granulosos fructículos interiores en el fondo del cáliz, a modo de pequeñas y oscuras semillas, y se colocan directamente debajo del párpado para cerrar a continuación el ojo, moviéndolas de un lado al otro del párpado hasta que quede este limpio de polvo e impurezas.

"Semillas" de Salvia verbenaca (vía)
   Parece increíble pero aún hoy debido sus numerosos principios activos y aceites esenciales sigue siendo una planta objeto de estudio para la ciencia, dándose el caso de que además tiene propiedades cicatrizantes (para ello se aconseja realizar una infusión con un par de cucharadas de "semillas", y aplicarla con una cataplasma sobre las heridas, renovándola al enfriarse). Dicha cataplasma también es efectiva como antiinflamatorio para golpes, y su infusión vía interna es recomendada para indigestiones, gases, gastrointeritis y dolores musculares, además de ser bactericida y ser apta para las afecciones de garganta, para lo cual se aconseja dos infusiones al día preparadas a razón una cucharada de hojas y flores por taza. También ha sido usado tradicionalmente para favorecer el parto, para lo cual la infusión de sus hojas deberá ser tomada regularmente previo a este.
   En tiempos de escasez, sus hojas tostadas también se fumaban como sustituto del tabaco.

   Es una herbácea de hojas mayormente en roseta, basales y de color verde oscuro, muy vellosas (lo que las hace algo ásperas), pecioladas y con el margen lobulado-dentado. La inflorescencia eleva un tallo erecto, glandular y piloso, que alberga flores azuladas o violáceas, con la forma típicamente labiada, localizadas en distintos pisos (verticilos) de pequeñas ruletas excéntricas al eje. Florece en primavera y verano, aunque puede alargar dicho periodo hasta incluso el otoño.
   Normalmente no llegan a más de 40 cm de altura, aunque algunas subespecies menos comunes pueden rondar el metro. Su distribución es típicamente mediterránea, estando también presente en las Islas Británicas.

Hoteles para los insectos

 
Hotel de insectos en el Jardín de Luxemburgo de París






   Ya anteriormente en el blog hemos dejado constancia de lo beneficiosas que son diferentes especies de insectos (abejas, abejorros, luciérnagas...). Y no solo ellas, hay infinidad de especies de insectos en nuestro entorno que desconocemos y que juegan un papel importantísimo en la polinización de nuestras plantas, por no hablar del gran beneficio previniendo y controlando la expansión de distintas plagas, sin la necesidad de recurrir a pesticidas y demás arsenal contaminante.

Hotel de insectos, integrado en las calles de París
   La figura de un hotel para insectos está francamente desarrollada en Centroeuropa y Gran Bretaña, ante la problemática que derivó la grave desaparición de insectos en bosques muy tratados por la mano del hombre. Ahora comienza a dejar verse en también en parques y jardines de medio mundo como una idea genial destinada a facilitar un refugio lleno de habitaciones preparadas para darles cobijo en la época invernal, cuando más vulnerables son al no encontrar árboles muertos o suelos sueltos de una forma fácil y natural.


   Un buen hotel de insectos no está destinado a un insecto en particular, sino que cumple la función de diversificar al máximo la oferta para llegar al máximo espectro de insectos posible. Por ejemplo y como ya sabemos, sólo una pequeña parte de las abejas o abejorros que existen viven en grandes colmenas. La mayoría de ellos son solitarios y pacíficos (no son agresivos al no tener colmena que defender, y solo en caso de que su vida corra peligro usan su aguijón), y excavan agujeros en el suelo para pasar el invierno y hacer su puesta. Otros muchos aprovechan los tallos huecos, otros se hacen su propia celda con un poco de barro, y otros simplemente se ocultan entre la hojarasca. Es el caso también de las mariquitas, que pasan el invierno hibernando ocultas entre las hojas secas esperando a que pasen las inclemencias meteorológicas... ¿te habías planteado antes que al quitar la hojarasca de tu jardín, quizá estés eliminando de paso un aliado depredador tan maravilloso como este? Pero no queda ahí la cosa, porque hay muchos otros insectos beneficiosos a los que un hotel podría ayudar, como algunas mariposas, escarabajos, crisopas, arañas, libélulas, tijeretas... Puedes tener localizado así todo un mundo en conexión, para poder observarlo y aprender de él, dando un cierto equilibrio a tu jardín. ¡También puedes atraer a animales anfibios como ranas, tritones o erizos si dejas a ras de suelo piedras y raíces!


   Con suerte algunos de nuestros inquilinos estarán tan contentos que usarán el hotel para largos periodos, desarrollándose los huevos, pasando por la fase larvaria, y hasta la edad adulta. Naturalmente no podemos controlar por completo qué tipo de insectos visitarán nuestro hotel, incluso puede darse el caso de depredación entre inquilinos, pero al menos sí sabremos que estamos dando una oportunidad a muchos que, de otra manera, tendrían muy difícil la supervivencia ante la falta de madera muerta y hojarasca. Ten por seguro que no todas las especies de insecto utilizarán hábitats artificiales. Y dentro de las que sí lo utilicen, cada especie tendrá diferentes requisitos de anidación (tal y como lo hacían los pájaros en las cajas nido, ¿os acordáis?). Con el tiempo, podremos irnos dando cuenta de cuales son los lugares preferidos de nuestros amigos favoritos... pero recuerda siempre que todos son necesarios, y que a la larga favorecer sólo una especie puede ser un error.

   Algo de lo que todos hablan y hacen ver es que este invento fascina y engancha. No ya sólo por el éxito en la polinización de tus flores y hortalizas, o porque sea siempre bonito en nuestro entorno, sino que es enormemente didáctico para niños y adultos como actividad al aire libre. Este quizá sea el mayor valor del hotel, como elemento educativo para escuelas y jardines públicos, una forma atractiva de explorar el mundo de los insectos de jardín y su importancia real.


Hotel de insectos, en el Jardín de Plantas de París





   Naturalmente puedes buscar en tiendas especializadas y comprarte un sofisticado hotel para insectos en tu jardín, pero nosotros aconsejamos hacernos uno nosotros mismos, ya que la experiencia en sí misma es de largo mucho más gratificante y puedes dar rienda suelta a tu vena artística y focalizarlo también como elemento decorativo. Y una vez más, como ya vimos con las cajas nido y comederos para pájaros, podemos hacerla sin mucho esfuerzo y utilizando únicamente materiales reciclados; madera de pallets para la estructura y una rejilla de gallinero para sostener todas las "habitaciones" en su sitio además de evitar la predación por parte de los pájaros, y para el interior buscaremos ramas secas, cabezas de cardo secas, piñas, cortezas, cañas o bambú, hojas, musgos y líquenes, pequeños troncos que perforaremos con agujeros de varios diámetros y profundidades... Aquí ya entra la imaginación de cada uno. Pero eso sí, es importante utilizar maderas no tratadas... ¡podrían desprender a la larga productos químicos que matasen a nuestros nuevos vecinos!
   Pero, ¿cómo hacer un hotel de insectos? No hay misterio ninguno, tu coge los listones de los pallets, e imagínate lo que puedes sacar de eso. En realidad es como hacer una caja poco profunda con pequeñas estanterías, en la que luego encajarás todo el material antes comentado que conformarán las "habitaciones" de nuestro "hotel". Lo importante es la idea, tener claro lo que uno quiere... el resto, es cortar y clavar ;)

   Te exponemos a continuación algunos proyectos simples. Pero si no es lo que buscabas, y no te inspiran... ¡no dudes en buscar por la red! Está plagada de ejemplos alucinantes, que de seguro te enamorarán. ¿Te acuerdas del Jardín de Luxemburgo que hace poco visitamos en París? ¡Era un buen ejemplo de ello!

A   Un hotel asequible pero de lujo sería el que nos plantean desde la página de thegreenlever, altamente recomendable para proyectos DIY. En él se exponen con detalle todos los materiales a utilizar (1 y 2), cómo realizar el claveteado a escuadra (3 y 4) así como la disposición del material interior (5, 8 y 9) y acabado en el tejado (6) y en la espalda (7). El resultado final es increíble (10).


Modelo propuesto por thegreenlever (vía)
B   Otro modelo similar es el que nos plantean desde la asociación Nature Kenya, en asociación con la National Geographic: 
 

Vía
C   El tercer proyecto que os presentamos a continuación nos explica los diferentes tipos de texturas y materiales utilizados, destinados a los distintos tipos de insectos a hospedar. Puedes verlo más desarrollado en la página ideas sostenibles, que en sí misma marca también un referente para todo aquel maniaco del bricolaje y el jardín.
 

Vía
siendo;

1. Paja o madera: proporcionan abrigo, óptimo para las crisopas, cuyas larvas se alimentan de plagas como pueden ser pulgones, cochinillas, moscas blancas, o huevos de ácaros.

2. Cañas de bambú, que proporcionan refugio para abejorros y abejas solitarias que polinizan las primeras flores de los árboles frutales, ya en el mes de marzo.

3. Macetas colgadas boca arriba y llenas de heno; atrae tijeretas que gustan de plagas como los pulgones.

4. Tablas de madera apiladas tras una rejilla, aptas para insectos xilófagos que intervienen en la descomposición de la madera muerta.

5. Los troncos agujereados son un refugio muy apreciado por muchos polinizadores, como las abejas y las avispas solitarias, cuyas larvas se alimentan de pulgones.

6. Los haces de varillas de médula de escaramujo, rosa, baya del saúco o cañas, proporcionan un refugio perfecto para los sírfidos y otros himenópteros.

7. Ladrillos: son apreciados por abejorros y abejas.

8. Pequeñas maderitas superpuestas unas sobre otras atraerán a mariquitas que vienen a pasar el invierno. Sus larvas consumen una gran cantidad de pulgones. Algo similar podríamos conseguir haciendo pequeñas ranuras en nuestras maderas planas.

D   Pero hay otros modelos mucho más sencillos, por si lo que queremos es hacer uno para un espacio reducido, o "para ver cómo resulta" antes de lanzarnos con un proyecto mayor. En este caso, bastará con hacer una pequeña caja o estructura de madera rudimentaria, y rellenarla con el material apropiado. Otro tipo también muy sencillo y efectivo aunque quizá no tan vistoso consiste en apilar pallets completos, e insertar los distintos tipos de materiales en su interior. Tiene la gran ventaja de hacer a los anfibios del lugar partícipes de nuestro proyecto. 



Distintos tipos de hoteles para insectos (Vías 1, 2 y 3)

   El lugar ideal para su colocación será en un lugar soleado, aunque siempre protegido de la intemperie, y relativamente cerca de las flores silvestres, árboles y arbustos de los que posteriormente se alimentarán. Por ejemplo así de paso también facilitaremos los numerosos viajes de algunas abejas hembra que pondrán un huevo en cada pequeño agujero, pero siempre acompañado de la cantidad de polen y néctar necesaria para el temprano desarrollo de su descendencia antes de cerrar la celda, lo que le llevará en torno a unos treinta viajes para cada una.

   Un hotel de insectos necesita también de cierto mantenimiento. Así, a los dos o tres años convendría renovar o limpiar a fondo las "habitaciones" interiores para evitar la proliferación de parásitos o enfermedades en los insectos.

   Es importante cerrar con una malla el hotel de insectos, ya que así impediremos que algunos pájaros tomen nuestro invento como un maravilloso restaurante. Y recuerda que la plantación de flores resulta a la larga el mejor método para atraer enemigos naturales de las plagas de jardín, además de agentes polinizadores. Las corrientes modernas no conciben un jardín sin alegres mariposas ni mariquitas, resultan ser tan importantes como las propias flores. Es por ello que, poco a poco, los pesticidas dejan de tener sentido en nuestros jardines.


Vía
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...