Cargando...

La mariposa esfinge calavera (Acherontia atropos)

   Dando un paseo por una senda junto al río Henares, de pronto en medio del camino me pareció ver algo raro. Casi se me pasa, tuve que volver sobre mis pasos para, efectivamente, encontrar perfectamente mimetizada una mariposa enorme. Y es que en reposo, gracias a coloración parduzco-grisácea de sus alas delanteras, pasaba totalmente inadvertida... pero he aquí que no era ni más ni menos que una mariposa Esfinge Calavera o Mariposa de la muerte (Acherontia atropos), que paciente soportó una rápida sesión fotográfica antes de hacer vibrar sus alas y salir volando rápida y enérgicamente (dejando ver sus colores amarillento-rojizos en sus alas traseras), con el susto pertinente de los allí presentes (mi perro y yo).

Adulto en reposo (vía)

   Y es que no es para menos, ya que esta mariposa de la familia Sphingidae, totalmente nocturna y con apariencia de polilla, alcanza y puede incluso superar tranquilamente los trece centímetros de longitud, lo que le hace tener el galardón de ser uno de los mayores lepidópteros europeos. Uno de los mayores, pero no por ello uno de los más conocidos; su absoluta nocturnidad dificulta su censo y actualmente no se ha podido cuantificar a ciencia cierta su población real, aunque eso sí, se sabe que durante los periodos más frios su número desciende drásticamente.
  
En el cuadro "The Hireling Shepherd" (1851) de William Holman Hunt se aprecia como el pastor muestra a la moza una esfinge calavera, el único elemento extraño en una escena eminentemente bucólica. (vía)
  
   Más allá de su tamaño, esta mariposa tiene multitud de curiosidades. ¿Cómo es posible que una mariposa se vea atraida tanto por la luz como por los olores azucarados? Pues sí, no es tan raro que una esfinge calavera aparezca sin previo aviso rondando una pastelería al caer la tarde y sin ganas de pagar. De hecho, le gusta tanto la miel que no sorprende que no pueda resistirse e intente introducirse en una colmena para tomar algo del dulce tesoro escondido, hecho que normalmente suele costarle la vida al defenderse las abejas picoteándola en masa, por mucho que la mariposa desprenda feromonas que traten de hacerla "químicamente invisible". Como cabe esperar, en ningún caso este hecho supone una amenaza real para el aprovechamiento apícola, sino más bien para la persistencia de la mariposa.

   Aunque lo más representativo quizá sea el extraño dibujo de su tórax, que con un poco de imaginación insinúa una calavera humana. Lo que, como no podía ser de otra manera, ha dado pie tanto a su nombre vulgar como a multitud de leyendas que la consideraban un mal presagio o augurio de muerte cercana. Su mala fama le ha llevado a estar presente en películas de tanto renombre como pueden ser el "Silencio de los Corderos" de Thomas Harris (cuyo afamado cartel estaba por cierto basado en una fotografía artística de Salvador Dalí), o ya más de andar por casa en "Un Perro Andaluz", de Luís Buñuel. También en la literatura, desde el mismísimo "Drácula" de Bram Stoker, hasta en el relato corto "La esfinge calavera" de Edgar Allan Poe. 

Extracto de "La esfinge calavera", de Edgar Allan Poe, cuyo retrato queda a la izquierda

Detalle del cartel del Silencio de los Corderos, y obra de Dalí en la que se inspiró (vía)

   Pobre bicho, que sin comerlo ni beberlo cae mal a todo el mundo y por miedo o por creer que atrae la mala suerte ha sido perseguido y aniquilado sin piedad; imagínate lo que pensará la pobre mariposa de los humanos, cruzarse con uno sí que debe ser una cuestión de mala suerte para ella. Si hasta su nombre científico, A. artropos, hace referencia a Atropos, nombre de una de las tres Moiras que en la mitología griega decidían la muerte de todo mortal cortando las hebras de sus vidas con unas tijeras. De hecho no es la única, ya que otras mariposas del mismo género tienen nombres relacionados con la muerte; bien saben de ello la A. lachesis (en honor a una segunda Moira) o la A. styx, que hace referencia a la laguna Estigia.
  
A. styx (arriba, vía) y A. lachesis (abajo, vías 1 y 2)


   Para colmo, otro dato curioso es que cuando se siente en peligro, para confundir al depredador (normalmente aves u otros vertebrados) emite un chillido característico gracias a una fisura situada en su aparato bucal. Y la verdad es que si el hecho de que una mariposa de ese tamaño pueda gritar exhibiendo la imagen de una calavera en su dorso no la evita ser capturada por un posible predador, no sé yo qué más hará falta para hacerlo. ¡Puedes comprobarlo tu mismo en este vídeo! A mi me recuerda al sonido que hace al apretarlo un patito de goma ;)
 
Muestra dorsal y ventral de la A. atropos, con las alas extendidas (vía)

   Su abdomen presenta transversalmente listas negras y amarillas, y longitudinalmente una lista de color azul oscuro. En la cabeza destacan sus grandes y oscuros ojos, y las antenas, terminadas en un pequeño penacho blanco, poseen un gancho apical. Su espiritrompa está adaptada para succionar el dulce jugo de frutas al ser más dura y robusta que la de la mayoría de lepidópteros.

   Aunque no siempre es así y siempre cabe la excepción llegando a estar presente hasta los 1800 metros de altitud, lo más normal en nuestras latitudes es encontrársela en terrenos no muy elevados, ya que prefiere ambientes algo cálidos donde pueda llegar a desarrollar hasta dos generaciones cada año, pudiéndose ver ejemplares adultos tanto a finales de primavera como a principios de otoño.
  
El detalle maldito, maldito detalle (vía)

  Es una especie migradora, y tal y como hace la mariposa esfinge colibrí una vez cada año viaja desde el África subsahariana tropical hasta el norte de Europa, cruzando en tan magna aventura el mar mediterráneo. ¡Se ha datado su presencia hasta en Islandia! Sin embargo las poblaciones en zonas frías suelen verse muy mermadas por las heladas en su estado larvario y lo normal es que sólo haya una única (si acaso) generación anual. También está presente en Asia, donde su área de distribución le ha llevado hasta Japón, mira que está lejos Japón.

Distribución de nuestra maravillosa amiga migradora (vía)

   La puesta consistirá en un único huevo en el dorso de cada hoja, apenas mayor un milímetro, y de color gris verdoso. Antes de eclosionar tornará en tonalidades doradas, hasta que finalmente nazca una pequeña oruga amarilla, con un patente cuerno de ápice bifurcado, que al irse alimentando de hojas cambiará a colores más verdosos, llegando a ser a lo largo de su desarrollo unas orugas grandes y llamativas, con distintas tonalidades según su estadío, pasando por colores verdes y pardos, amarillentos, con detalles en tonos azulados y púrpuras.
 
Oruga en uno de sus primeros estadíos. La fotografía ha sido tomada del maravilloso blog Artropodolandia de Aday Pérez, altamente recomendable. En este trabajo nos muestra el completo desarrollo de la A. atropos en sus distintas fases.

   Son polífagas, y su predilección por las solanáceas les llevará a alimentarse principalmente de la planta de la patata, del tomate (atención hortelanos, tápense las orejas), berenjena y zanahoria, aunque tampoco desdeñará el pimiento, el tabaco, la vid, las habas, el estramonio, la belladona, la dulcamara, o la vícea. En realidad su presencia suele ser puntual, y rara vez supone una plaga. En todo caso, la oruga no suele moverse mucho, y es fácil detectarla entre los meses de julio y octubre ya que produce un alto grado de defoliación pero muy localizado. Eso sí, si véis una... ¡cuidado que si se ven en peligro pueden morder!
 
Larvas de apenas dos semanas de vida (vía)

   Una vez completado su desarrollo, las orugas se vuelven más parduzcas y se entierran a unos 20-40 cm de profundidad para desarrollar una crisálida de tonos rojizos oscuros. No es extraño verlas salir entre las patatas a la hora de la recolecta.


Las dimensiones y la vistosidad de la oruga adulta (vías 1 y 2) así como de la pupa (vía 3) son considerables
 
    Los adultos, como ya hemos comentado, sentirán mayor predilección por la miel y las frutas melosas además de la savia fermentada. También se verán atraidas por algunas flores, tales como las correspondientes al género Jasminum. Y si te has quedado con ganas de más, puedes ver aquí un vídeo de un adulto. ¡Un insecto precioso, no diréis que no!

La mariposa adulta (vía)

11 comentarios:

  1. ¿Cómo que las orugas muerden???? :O
    Es una mariposa espectacular. Yo nunca la he visto viva ¡Qué suerte que te la hayas encontrado! y qué interesante todo lo que cuentas sobre ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que se mimetizan super bien! Con lo grandes que son, imagínate...

      Eliminar
  2. Como mola! como decía Lisa, que muerden??? me parto! y bueno lo de su migración como la de sus colegas la monarca y la colibrí me parece alucinante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos insectos increíbles, porque están ahí pasando desapercibidos junto a nosotros a pesar de su tamaño, y por la cantidad de peculiaridades que tienen. Y la verdad es que yo ni me di cuenta del dibujito en su espalda hasta que vi las fotos ya en casa...

      Eliminar
  3. Muy buena info, este verano andubo una rondando mi casa, enorme, me la cruce 3 dias distintos alimentandose al anochecer y me tubo muy intrigado dado su tamaño, hasta que un amigo me ayudo a resolver el misterio, solo decir que es espectacular.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo me he encontrado unas 5 ó 6 orugas de estás hace ya , algunas verdes y otras marrones y me dan dejado los Mirabilis jalapa sin hojas , las dejé vivir que me daban pena las pobres y hoy justo me he encontrado en una maceta , una crisálida :) . Me hace ilusión , en primavera a ver si las veo volar a las mariposas por la terraza

    ResponderEliminar
  6. Ayer entró un en mi casa (A Coruña), y con la fobia que le tengo a las polillas casi muero!!!!! No sabía que podían aparecer por Galicia, aunque llegué de Canarias hace una semana ¿Vensría en la maleta? Argggg!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola desde Zaragoza! Qué bueno! Esta mañana al salir al balcón me he encontrado con una! Alucinante. Qué grande! Conviene informar a alguna asociación interesada en su estudio/recuento?

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. .yo SOy de madrid y dios a noche entro una en mi salón ,no lo he pasado tan mal en mi vida. eso chillaba y no paraba de darse golpes debía medir unos 10 centímetros. Pensamos al principio que era un murciélago. ha sido terrorífico. horrible. la tuvimos que matar por que no salia del salón y eran las 3 de la mañana... el sonido lo tengo grabado en el cerebro.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...